Me leen...

miércoles, 9 de enero de 2013

Nueva vida (I Carrera verde)


Me ha pasado el testigo Fernando Martínez en el segundo relevo de la I Carrera Verde de Luisa Hurtado, y a su vez yo se lo paso a Paloma Hidalgo. Somos los ¡Brócolis!.









Pretendía agrietar el hormigón con sus nuevas raíces, sabía que era posible porque otros antes ya lo habían hecho. 
Su vida previa había sido fácil, placentera, se limitaba a recibir de la tierra el alimento y del sol la luz necesaria para asimilarlo. Era grande, con ramas frondosas en las que los pájaros hacían sus nidos; cada primavera entre sus hojas los nuevos pollitos iniciaban sus divertidos intentos de vuelo.
Desde hace unos años con la llegada de esos animales, que se mueven rápido y a dos patas, todo ha cambiado.
El entorno en el que ahora vive es árido e inhóspito. Sus raíces ya no encuentran la tierra blanda, fresca y generosa de otros tiempos, sino un hormigón duro por el que ya no puede medrar, su tamaño se ha visto drásticamente reducido por desnutrición, la luz de sol apenas llega, opacado por grandes construcciones que crecen y se multiplican por doquier. Esos extraños... Destrozaron todo, acabaron con casi todos los seres vivos de la zona, para después venir e intentar recuperarlos, así fue como salvó la vida: cuando ya estaba a punto de secarse, comenzaron a regarle y tratarle con abonos, recuperó algo de fuerza y pequeñas radículas comenzaron a crecer, pero bajo esa capa inerte es difícil encontrar los nutrientes, intenta romperla para sacar las raíces al sol y esperar un poco de lluvia que refresque todo su ser, cuando caen las gotitas de maná ya no penetran y enriquecen, se quedan en la superficie y resbalan lejos de él.


© Yashira  2013

34 comentarios:

  1. Repito lo dicho en otros rincones, hoy tengo una dieta de lectura sanísima. ¡Qué fuerte váis los brocolis, Yashira!

    Un micro duro, el tuyo. Tristeza es lo que me llevo, aunque no pierdo la esperanza.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que te lleves tristeza, creo que para la naturaleza nosotros significamos eso, destrucción y dificultades.
      Pero haces bien en no perder la esperanza, porque iniciativas como esta de Luisa ayudan a concienciar, a estos animalitos que somos, sobre la importancia de nuestra madre tierra.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tu nerviosismo se ha traducido en creatividad. ¡ Con lo nerviosa que estabas ! Menuda joya nos dejas. A ver Paloma... los Brócolis vamos pa lante.....
    Fco Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus ánimos, si que estaba nerviosísima, y no sé si he atinado del todo con el tema, pero al menos ahí estamos, como dices "pa lante", jajaja.

      Un abrazo Fco Marcos.

      Eliminar
  3. Yashira, espero que pueda revivir, que no se muera, y lo logrará.

    Está siendo muy divertida esta Carrera Verde, que parece que tiene Brócolis en cabeza, pero... cuidado con los Kiwis, eh!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Nicolás, está claro que no podemos descuidarnos, y la verdad que no estoy disfrutando la Carrera como desearía por tener que atender otras cuestiones ahora más prioritarias. Pero poco a poco os iré leyendo a todos.

      Un abrazo señor Kiwi.

      Eliminar
  4. Hacer fuerza a pesar de todo,una lucha desigual entre el verde y el gris. Algo debería empezar a cambiar...
    Me ha encantado, Yashira, perdón brócoli! ;)
    Saludos de esta acelga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos señora acelga, jaja, la verdad que la lucha es terrible, pero creo que algo va cambiando ya, al menos eso es lo que espero y deseo.

      Saludos Sandra.

      Eliminar
  5. La vida es dura, pero cuando te encierran con cemento se hace peor, en detrimento de la modernidad vamos perdiendo la esencia.
    Un abrazo amiga y mucha suerte.
    Luis otro acelga más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Luis, nosotros somos especialistas en dificultar lo que debería fluir con naturalidad, pero bueno, también podemos reaccionar y eso es lo que espero, que reaccionemos y seamos capaces de salvar lo que queda y con ello, salvarnos nosotros mismos.

      Un abrazo señor Acelga.

      Eliminar
  6. Ya llego. Buen relevo, me encantó lo de los animales de dos patas que se mueven rápido, digo yo que tienen que tener, todo lo más, dos personas.
    Me has dejado con un sabor agridulde, que parece que si pero que no está claro. Puf.

    Buena participación, si, señor.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Luisa, que nos has dado esta posibilidad con tu gran idea. Cada uno aportamos algo y al final todos ganamos porque nos divertimos escribiendo y leyendo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola compañera Brócoli, ya estamos corriendo a toda velocidad por lo que veo. Me ha gustado ese tono naturalista de tu relato, y que las gotas se escapen...y me lleguen fresquitas a mí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí para ti van esas gotitas y sé que harás buen uso de ellas, la velocidad va en aumento. Adelante compañera.

      Un abrazo Paloma.

      Eliminar
  8. Bien por ese árbol que lucha contra el hormigón, seguro que vencerá a los dos patas. La naturaleza resiste al invasor.
    Buena contribución a la carrera. Pero no perdais de vista a la primera lagartija que acaba de correr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy Puri, las lagartijas tienen fama de rápidas, veremos lo que sucede. Este árbol tenía que luchar y luchará y vencerá.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Historia de un árbol. Que bueno... más de uno se habrá sentido así viendo crecer las ciudades alrededor suyo.
    Enhorabuena. Sigue la carrera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor ahí sigue la carrera. Suerte compañero Brócoli.

      Eliminar
  10. Me gusta esa resistencia a morir, que siga luchando contra el hormigón.
    Brocolis, lo lleváis al hilo!!!

    Besos de repollo desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa, resistirá.

      Besos al repollo. Jaja.

      Eliminar
  11. Una original propuesta que está dando muy buenos relatos.
    Te felicito, Yashira, por tu participación y felicitaciones para todos.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo tambien para ti Mos, la verdad que la idea ha sido genial y divertida.

      Eliminar
  12. ¡Cuanto daño está haciendo el hormigón!
    La madre naturaleza, nos dará algún día una lección...

    Besos de acelga que ya llegó a la meta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Cabopá el hormigón no es lo más apropiado para la naturaleza. Qué fuertes los acelgas, ya en la meta. jaja.

      Besos de brócoli.

      Eliminar
    2. Hola Yashira, con este ir y venir de blog en blog, se me había pasado una buena brócoli.
      Aunque tu relato es muy duro, la realidad lo supera, el asfalto nos come y avanza sin piedad.
      Me ha gustado visitarte, con tu permiso me quedo un ratito.
      Abrazo de una verde kiwi

      Eliminar
    3. Hola Rosy, encantda de que te quedes cuanto quieras. Yo aún no he podido visitar tampoco todos los blogs, es normal.

      Un abrazo señora Kiwi, cuenta con mi visita.

      Eliminar
  13. Buen relato el de tu árbol, transmite tristeza y nos hace reflexionar sobre a dónde vamos tan deprisa sin mirar más que nuestro interés, así es parte de nuestra especie, desgraciadamente. Ponerse en la piel, o en la corteza, del árbol ayuda a ver ese problema en toda su dimensión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Nieves, de vez en cuando deberíamos ponernos en la corteza de los árboles o en el lugar de las plantas, creo que veríamos una perspectiva del mundo muy diferente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Vine a saludarte. Te dejo un beso. Feliz Lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marylin, un beso para ti y feliz resto de semana.

      Eliminar
  15. Compañera estoy en ello. A ver si entre estas horas puedo y concluyo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo Fco Marcos, tú puedes, recuerda que esres todo un Brócoli, jajaja esta carrera no la olvidaremos.

      Un saludo.

      Eliminar
  16. Ahora que los brócolis habeis terminado la carrera me deleito de nuevo con vuestra historia. Un placer leerte!

    ResponderEliminar
  17. Mañana, cuando me asome a la calle, sentiré un pellizco de dolor cuando vea la copa del árbol que da sombra en verano a mi balcón y mire al suelo y vea el poquito espacio que mi finca, mi calle, le ha dejado a sus raíces.
    Te agradezco este golpe a la conciencia.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Me alegra saber que pasaste por aquí.