Me leen...

jueves, 19 de julio de 2012

Palabra cumplida




 

Todos los finales son también principios, pero eso no lo sabemos en ese momento, lo descubrimos más adelante.
 

Alguien me habló de este lugar, hasta ese momento ignoraba su existencia, tomé un mapa y lo busqué ¿Dónde está? Soto de Sajambre... suena bien. Picos de Europa, León… prometedor.

Tantas discusiones estúpidas, tanta pérdida de tiempo en sandeces... Una vida desperdiciada y malgastada por situaciones ajenas a lo realmente importante.

Hoy mi vida transcurre tranquila, aquí he encontrado la paz. Por la mañana me levanto temprano, lavo mi cara, peino mi pelo, tomo del armario cualquier cosa, y sin más, salgo a pasear.
Me encuentro con caras sonrientes que saludan mi paseo. En este precioso pueblo todo es cotidiano, de diario. Sus casas antiguas, sus viejas calles, todo, junto con sus gentes me abraza y me hace suya. Aquí no tengo horarios, no hay hora de comer, ni de dormir, nadie me espera al llegar a casa, puedo salir y entrar o pasarme días y días sin ver la calle, pero no hay quien me reclame, quien censure si me he arreglado más o menos, si he comido o si hace no se cuánto que no me depilo.

Te echo de menos. Mi cuerpo está frío, ya no están las manos que con sus caricias lo llenaban de fuego. Echo de menos tantos besos, tantos te quiero.

Ayer salí a buscar algo de comer, encontré una pequeña tiendecita atendida por una señora amable y regordeta, con una cara tan feliz, que envidia me dio ver sus ojos brillantes y llenos de vida. Le compré cuatro cosas, total apenas tengo apetito, ni nadie con quien compartirlo. También me conseguí algo de leña, por las noches hace frío.
Desde que estoy aquí he tenido mucho tiempo para pensar. Y he recordado los paseos al lado del mar, en las mañanas cuando temprano salía y te dejaba dormido. Antes de salir me gustaba mirarte y ver tu cara feliz, relajada, quizás soñando con bonitos paisajes o amores de ensueño. Y nuestras caminatas de noche, después de haber disfrutado las increíbles puestas de sol, que, como cada día, nos regalaba a los ojos nuestro Mar Menor.
  

El alma resquebrajada, roída, deshilada, no la reconozco de cambiada. ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué me dejaste? Rompiste tu palabra, “no te dejaré, nunca me separaré de ti” eso dijiste, y después…. ¿Dónde estas? 

Paseando por un bosque cercano he descubierto un lugar diferente, no sabría explicarlo, pero allí se respira otro olor, todo tiene más color, y cada árbol, cada  flor tiene su propio espacio, es como si la naturaleza lo hubiera preparado todo, para que al llegar, también yo encontrase mi lugar. Me integro en el paisaje, en la tierra, en el aire, es difícil explicar tanta paz. Me siento en el suelo y el resto, todo mi entorno, parece hacerse uno conmigo, me arropa, me cobija, y desde ese momento se acaba el frío, la soledad, nada queda de todo lo que, en otro tiempo, me causó dolor. Aquí se ha disipado mi amargura y comienzo a sentirme viva. Te parecerá extraño, pero hasta he sentido tu presencia, me has besado, me has amado, desde lo profundo de la tierra he sentido cómo tu calor me invadía, subiendo desde los pies, hasta arropar todo mi ser.

Estaba sola, no había nadie más, difícil saber qué sucedió. La encontramos tendida en el suelo, desnuda y sonriendo.

He muerto, dicen... pero me siento viva, feliz, y tú, abrazado a mi ¿Qué más puedo pedir? Mágico lugar, donde he podido recuperarte, volver a vivir.  Cumplida tu palabra al fin.





20 comentarios:

  1. Qué hermoso y qué triste!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracas James, a veces un final feliz para uno resulta triste apra otro. Pero ya vés, ella se siente feliz.

      Besos.

      Eliminar
  2. Vaya, cartagenera, te has lanzado un bonito sandwich mixto, es complicado hacerlo bien y te ha salido a la perfección, perfectamente unidos los textos al final.
    Me gustó, buena apuesta.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enmascarado, me alegra que te guste. Son esas cosas que nacen casi sin darte cuenta y van tomando forma.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha gustado :D. El tiempo corre y no hay que dejar escapar ninguna oportunidad; luego será imposible volver atras para hacer todo aquello que uno no ha querido o podido hacer.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón tienes Henry, lo que no hacemos pensando que hay tiempo, casi siempre acaba en arrepentimiento por no haberlo hecho cuando tuvimos la oportunidad.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yashira, una historia triste y alegre a la vez. Dos personajes que se han separado, uno muere lentamente por la ausencia en su tierra y la otra en la montaña recupera la vida, volviendo a vivir, alejado de esa persona tan nociva para ella.

    Me gustó esta historia de espejos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nicolás, me alegra que te haya gustado, artista, a mí si que me gustan las tuyas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Sencillamente tierno y lleno de sentimiento.
    Un saludo desde Edimburgo.
    Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén, uy en Edimburgo, feliz viaje, y disfruta mucho. Seguro que algo nos contarás, y algunas fotos veremos. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy tierno y triste. Me gusto mucho la narración.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ayelén, me encanta que te guste.

      Besos.

      Eliminar
  7. El paisaje, vos y los dos dos textos integrados! Muy original y tierno. Con el alma a flor de piel, me encantó. Abrazo grande,Yashira!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, espero que hayan quedado bien integrados, parece que la idea se entiende bien. Y desde luego es un relato lleno de alma.

      Un fuerte abrazo Sandra.

      Eliminar
  8. Tiene un final triste para el que lee pero un final feliz para la protagonista de la historia! Ese detalle hace que tu relato sea genial. Me ha encantado amiga! Siempre me sorprendes!!

    Besos y abrazos querida amiga escritora!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, me gusta que te sorprendas, y muchas gracias por llamarme escritora, aunque me queda mucho para eso. Pero ya ves que lo voy intentando.

      Muchos besos para ti amiga querida.

      Eliminar
  9. Triste, tierno y de alguna manera con final feliz. Una buena historia de reecuentro en la otra vida a través del bosque. Me gustó.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Elysa es triste por cómo supone el encuentro, pero alegre poque ella se siente feliz de nuevo, a veces no entendemos la felicidad de los demás, si no la medimos con la nuestra propia, pero cada cual tiene su propia idea.

      Besitos.

      Eliminar
  10. Aunque el suicidio no debe ejercerse frecuentemente, por su adicción, en este relato se muestra a una mujer que se ha bajado de la noria diaria, ha disfrutado de la naturaleza y lo natural, peo no ha sabido vivir sin el ser amado. Lástima, pues estaba en ello, con él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo señor Ximens, me alegra que piense que no debe ejercerse el suicidio frecuentemente, jaja, una vez se hace uno adicto a él creo que será difícil que sobreviva.

      Me alegra su paseo por mis letras.

      Eliminar

Gracias por tu comentario. Me alegra saber que pasaste por aquí.