Me leen...

martes, 3 de abril de 2012

El regalo



He caminado durante años por este bosque milenario. Una mañana al salir temprano a pasear, algo me sobresaltó. Iba abstraída, con la mente enredada en mis problemas cotidianos pero aquel silencio, tanto silencio, consiguió asustarme. Miré alrededor y nada parecía fuera de lugar, todo estaba como lo recordaba pero no; algo había cambiado: las hojas secas no sonaban al caminar.

Me quedé quieta sin saber qué hacer pero mi pecho se agitaba con ansiedad. Contemplando mejor la arboleda fui notando que todo cambiaba de color. Los verdes eran rojos, los marrones, azules. Costaba reconocer aquel lugar y algo en mi también se transformó. Eché raíces que penetraron en la tierra fría y húmeda del bosque; mis brazos, creciendo, se llenaron de brotes. Pude notar la vida transportada a través de mi savia. Sentí que yo también era bosque, un bosque vivo, tierno, húmedo. Y cerré los ojos.

Al abrirlos de nuevo, todo había recuperado la normalidad. Cada árbol, cada planta, tenía su color y estaba en su lugar. Pero no, todo no; yo ya nunca sería igual: mis ojos derramaban lágrimas sobre mis pies; los mismos que volvían a pisar con firmeza la tierra fértil y viva alimentada con cada gota que llegaba. Y ella, agradecida,  por cada lágrima que caía me regalaba una pequeña flor.


12 comentarios:

  1. Que bonito y sensible ,tan simple y tan profundo. un besiabrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias es un paseo especial, lleno de magia.

      Eliminar
  2. Amiga mía, me gustan tus mágicos relatos, los que a la vez están llenos de sensibilidad... te dejo un abrazo inmenso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa amiga, otro abrazo inmenso para ti.

      Eliminar
  3. Por qué no sonaban las hojas secas al caminar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que usar tu imaginación, piensa en todo lo que está sucediendo a continuación, es todo lo mismo. Todo sucede en su mundo interior.

      Besos a ver si puedes descubrir qué sucedio.

      Eliminar
  4. Está claro Yashira que tienes sensibilidad y la muestras en tus escritos. Aquí, además, hay magia, ternura, gusto por la ecología, ganas de que los sueños se cumplan, ganas de vivir y ser libre, ganas de seguir siendo niña, ganas de cambiar el mundo.
    Ya lo ves, Yashira, todo eso me dice tu cuento y por eso me ha gustado.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Mos, tus palabras si que son un lujo, si ves todo eso en mi cuento es que puedes ver mucho más allá, me dejas sorprendida.
      Gracias amigo.

      Un abrazo muy fuerte hasta tu orilla.

      Eliminar
  5. De pronto dejamos volar nuestra imaginacion y nos dejamos llevar por la fantasìa, y pues por un momento pensamos que todo es real... es asì como lo vivimos en nuestra imaginaciòn.

    Felices pascuas amiga.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices pascuas Diazul, y tienes razón que poderosa es la imaginación y cuánto nos hace disfrutar.

      Besitos,

      Eliminar
  6. Muy magico y lleno de vida tu texto, Yashira. Es fácil dejarse llevar por tus palabras.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elysa, me alegra verte por este pequeño espacio mío.

      Besos,

      Eliminar

Gracias por tu comentario. Me alegra saber que pasaste por aquí.