Me leen...

martes, 9 de diciembre de 2014

Castigo (REC)


Escrito para el Día Internacional Contra la Violencia de Género.



violencia de género 25n


Había escrito cien veces: Te quiero. María llegó del trabajo. Pedro levantó la vista del cuaderno. Afanosa se puso a mover cacharros __ ¿Viste la hora que es?__ Sin tiempo para responder cayó contra la encimera, suplicó perdón por el retraso. Como respuesta una patada y el grito "¡No te atrevas a replicarme!".  La miró perplejo y reparó en el cuchillo que debió clavarse en el costado al caer. Tomó sus manos, abrazó su cuerpo, intentó reanimarla y llorando volvió al salón para escribir en su libreta "No quise dañarte". Desde pequeño, escribir en un papel, cien veces, el error cometido, reducía la cantidad de correazos.

© Yashira  2014


22 comentarios:

  1. Duro.. pero bueno, muy bueno. Creo que el relato está muy bien montando y cuenta mucho entre líneas. Como algún otro que he ido leyendo te has escapado bastante bien de la frase de inicio. Enhorabuena. Gracias por compartirlo. Suerte para la semana que viene :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Juan Antonio, espero seguir escapando bien, pero lo que se me escapan son las semanas REC, que cuando me vengo a dar cuenta ya han pasado.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Escenario de crimen bien contado. abrazos y a por la próxima semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no hubo próxima semana, me despisto con las fechas del nuevo Rec.

      Abrazos Manuel.

      Eliminar
  3. Me dejaste el corazón en un puño... Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Nel, siento haberte dejado el corazón tan chiquito, pero a veces la realidad es peor que la ficción.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ahí lo has contado. El comportamiento de un niño hasta el final, alguien no apto para las relaciones personales.
    Bien contado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien resumido Luísa. No apto. Gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me dejaste un escalofrío en el cuerpo, Yashira, que no se me pasa. Si la literatura es conmover y transcender, esto es literatura.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel aunque esa palabra me viene muy grande.

      Abrazos.

      Eliminar
  6. Duro, duro... Nos muestras la crudeza del maltrato a manos de personajes inmaduros. Muy bien contado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa, tú opinión tiene un gran peso para mi.

      Besos.

      Eliminar
  7. Muy duro y, por desgracia, muy real. Y muy bien contado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luísa, como dices una desgracia esa realidad.

      Abrazos.

      Eliminar
  8. Pufff. Ahora miraré las encimeras de la cocina con otros ojos. ¡Que duro relato! y sobre todo porque es más común de lo que podemos imaginar y comprender.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado real... Es cierto Henry.

      Besos.

      Eliminar
  9. Jo, qué escena más dura... aunque por desgracia hay realidades así, por eso es tan importante educar sin violencia, porque eso de "la letra con sangre entra" acaba generando monstruosidades que cometen daños irreparables.

    Muy buen relato, Yashira.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ximo, es verdad que la violencia genera violencia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Interesante apuesta de genios heredados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero qué pena recibir esa herencia...

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ha llegado la Navidad. Todo se convierte en alegría, buenos propósitos y, parece ser que, afloran los mejores sentimientos de nosotros hacia los demás. Es tiempo de unirse las familias, los amigos y disfrutar todos juntos. Insisto: todos nos volvemos un poco mejores; dejamos escapar ese corazoncito que llevamos dentro y deseamos los mejores parabienes a toda persona que se cruza en nuestro camino.
    A mí, personalmente, no me gustan demasiado estas fechas. Tal vez porque de pequeño soñé demasiadas veces con unas navidades que nunca tuve y eso, queridos amigos, te marca mucho cuando eres niño. Ahora, ya adulto, pienso mucho en esos ancianos privados del calor de sus familias en estos días de tanta armonía. ¿Se habrán cumplido sus sueños?
    Dicho esto, de veras que os deseo a todos unas felices fiestas; que reine la armonía y la felicidad en compañía de los vuestros. Si tenéis niños, no les rompáis la ilusión y que noten que los queréis. También a los abuelos. Y a todos deciros que ese sentimiento de hermandad que tanto mostramos en estos días, debería permanecer igual el resto del año.
    Bueno, que tengáis las navidades que cada uno de vosotros hayáis soñado y que sigáis soñando más allá de estas fechas. Que el 2015 sea más positivo que éste para todos.
    Un abrazo afectuoso de Mos desde el otro lado de la orilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Año Mos, me alegra que te acuerdes de pasar por nuestros blogs, ojalá todo te vaya tan bien como mereces y muy prontito estés proponiéndonos nuevos retos.

      Un abrazo hasta tu orilla.

      Eliminar

Gracias por tu comentario. Me alegra saber que pasaste por aquí.